↑ Volver a HIGADO

Síntomas

Síntomas más comunes de las enfermedades del hígado

Ictericia (Tinte amarillo de la piel y ojos). Aunque no es exclusiva de un daño al hígado, es una de las manifestaciones más características de enfermedad hepática. Por si sola no se puede establecer si el daño es agudo o crónico o si es de carácter irreversible y es necesaria su pronta evaluación. La coloración amarilla de la piel se debe a la acumulación en los tejidos del pigmento bilirrubina. La bilirrubina se encuentra dentro de algunas células como las células rojas, que al destruirse de manera natural se metaboliza en el hígado, pasa al intestino y ya sea que se reabsorba para ser reutilizada o se excrete y de color a las heces. Cuando hay una alteración ya sea en el metabolismo o en el paso de la bilirrubina y/o sus derivados al intestino, esta se acumula y  provoca la ictericia.

 

Acolia (Evacuaciones blancas). Se deben en las enfermedades del hígado a que la bilirrubina y sus derivados no son excretadas al intestino, la biliverdina, un producto derivado de la bilirrubina es la que da el color a las heces, cuando hay una obstrucción en los conductos biliares, las heces se tornan blancas en ausencia de ese pigmento.

 

Coluria (Orina oscura). Habitualmente referida como orina color jugo de manzana, indica que los niveles de bilirrubina en la sangre están por encima de lo normal, ya que la bilirrubina contiene pigmentos que dan el color amarillo a la orina.

 

Debilidad o cansancio. Es común en los pacientes con enfermedades del hígado, ya que cualquier afección hepática ocasiona un trastorno en el metabolismo de miles de sustancias incluyendo las grasas, la glucosa, proteínas, entre muchas otras.

 

Dolor. Habitualmente se asocia a una inflamación del hígado, la vesícula biliar o algún órgano adyacente, aunque tumores muy grandes o con un crecimiento rápido también pueden ocasionar dolor.